Dramática situación tras desalojo de personas que habitaban un terreno en Pudahuel

Dramática situación tras desalojo de personas que habitaban un terreno en Pudahuel
Madre y sus hijos en la calle por desalojo
Madre y sus hijos en la calle por desalojo
Norma Astudillo, de 85 años y Norma Cecilia Villalobos
Norma Astudillo, de 85 años y Norma Cecilia Villalobos

Se trata de un desalojo judicial de un terreno ubicado en calle Machali, donde once personas resultaron afectadas y de las cuales cinco son menores de edad, además de dos adultos mayores enfermos y una adolescente embarazada.

Pudahuel, Santiago de Chile, 28 de abril 2016. Difícil ha resultado la situación para dos familias pudahuelinas que se encuentran durmiendo en la calle tres ser desalojadas por orden judicial del terreno que ocupaban en calle Machali Nº 1322, quedando con sus pertenencias arrumbadas a un costado del sitio que ocupaban hasta el día martes.

Norma Astudillo, de 85 años, posee una discapacidad física y poco entiende acerca de lo que está pasando, solo dijo que «es muy triste ser pobre». Por su parte, Norma Cecilia Villalobos, también adulto mayor con una severa lesión en una de sus piernas, destacó su preocupación por los niños que están viviendo esta situación.

Familia en la calle con sus cosas por desalojo
Familia en la calle con sus cosas por desalojo

 “Vecinos nos han ayudado con lo que pueden. Nos prestaron carpas y algo de comida. Gente de la municipalidad estuvo aquí y esperamos que nos puedan ayudar», dijo Rafael Navarrete, el único hombre adulto joven de uno de los núcleos familiares.

«Estamos pasando frío, preocupados por las lluvias anunciadas. Tenemos nuestras casetas, pero necesitamos un sitio en donde armarlas. Estábamos bien hasta que falleció la dueña y continuamos pagando el arriendo de este sitio a un familiar hasta que fuimos informados de que debíamos irnos a través de una persona que no dejó ningún documento, solo dijo que teníamos que irnos. Este martes a la siete de la tarde nos sacaron con la fuerza pública, desarmaron nuestras casas de madera y las dejaron en la calle junto a nuestros pertenecías”, añadió Rafael.

En cuanto a los menores que están con sus progenitores, se trata de una guagua de un año y medio, y otros de cinco, nueve y dieciséis años, además de una adolescente embarazada de 8 meses.