Mónica Acevedo, presidenta de agrupación para personas que sufrieron accidentes cerebrovasculares: “Te cambia toda la vida”

Mónica Acevedo, presidenta de agrupación para personas que sufrieron accidentes cerebrovasculares: “Te cambia toda la vida”

Los ACV son muy comunes en Chile y por eso es que conllevan una gran responsabilidad. De hecho, son la segunda causa de mortalidad prematura según el Ministerio de Salud.

Por Benjamín Vidal

Pudahuel, Santiago de Chile, 09 de noviembre 2021. Los accidentes cerebrovasculares son muy frecuentes en Chile y en el mundo. De hecho, según el Ministerio de Salud, “se calcula que anualmente hay 24.964 casos nuevos, por lo que hoy en día en Chile hay 69 casos cada día.  Además,  es la segunda causa de mortalidad prematura, con 2.310 defunciones el 2013 en personas entre 30 y 69 años.

Además en la página del MINSAL se puede encontrar que “un ataque cerebro vascular (ACV) es una emergencia médica, que ocurre cuando en el cerebro se interrumpe el suministro de sangre o existe un sangrado. Puede ocurrirle a cualquier persona y de un momento a otro, independiente de su edad, sexo o raza. No obstante, existen factores de riesgo que hacen aumentar la probabilidad de padecerlo”.

Tropezón conversó en un Live de Facebook a Mónica Acevedo, quien es dirigenta social en Pudahuel Sur y presidenta de la Agrupación Amigos de la Esperanza, que es una organización que fue creada por profesionales de la salud, para que cuando estos den de alta a pacientes que sufrieron un ACV, puedan seguir en contacto con ellos.

En la grabación, Mónica contó su experiencia con los ACV, ya que ella quedó con secuelas tras haber sufrido este tipo de accidentes y explicó que entre los síntomas más comunes está el enredo de la lengua, es decir, que no se puedan pronunciar bien las palabras, la sensación de que el brazo se cae y que cuesta caminar. Sin embargo, también aseguró que cuando se sienten los síntomas, se tiene cerca de seis horas para poder ir a un establecimiento de urgencias y poder tratarlo sin tener secuelas.

Desde su experiencia, contó que “te cambia toda la vida, afecta a toda la familia, cambia el ritmo de todos, la forma de alimentarte, el tener que dejar de fumar, cambia tu forma de pensar”, explicó.

Además agregó, si bien aún falta, hoy los centros asistenciales están más preparados para afrontar una ACV. “A mí cuando me dio no había información., El consultorio te veía la hipertensión y diabetes. Ahora hay más información y más ayuda en esta área”.

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.