Opinión: “Buenas noticias para los consumidores”

Opinión: “Buenas noticias para los consumidores”
Cristian Norambuena

El Congreso despachó a promulgación una modificación a la Ley del Consumidor que establecerá una serie de nuevas obligaciones a proveedores de distintos mercados (financiero, aeronáutico, entre otros), e incorpora facultades fiscalizadoras del Sernac y acciones colectivas en materia de protección de datos personales.

Lo más relevante es el carácter PRO CONSUMIDOR del aporte legislativo que prontamente se convertirá en Ley, pues su artículo 2° ter, consagra el principio pro consumidor como una norma interpretativa del sentido y alcance de la Ley del Consumidor, a fin de establecer un criterio para entender las relaciones entre la propia Ley y las leyes especiales, constituyendo una premisa que los Jueces deberán tener en cuenta al momento de conocer y fallar conflictos relacionados con los consumidores.

Nuevas disposiciones:

La conocida Garantía legal, que todos sabemos es actualmente de tres meses, la nueva Ley la amplia a seis meses, otorgando con esto un plazo mayor si un producto nuevo viene defectuoso o presenta fallas por un uso normal.

Además:

  • Derecho a acudir siempre al tribunal competente. Este derecho debe ser informado por el proveedor al consumidor al momento de celebrar el contrato.
  • Mecanismos alternativos de solución de conflictos, mediación, conciliación o arbitraje.
  • Derecho de retracto y modificaciones en materia de comercio electrónico.
  • El derecho de que el consumidor pueda terminar el contrato de consumo “sin expresión de causa”, dentro del plazo de 10 días contados desde la recepción del producto.
  • Se consagra el deber de todo proveedor de informar, antes de la compra, el costo y tiempo que tomará el despacho de sus productos, constituyendo “información básica comercial”.
  • Derecho a ejercer el derecho de retracto en las compras presenciales en que el consumidor no haya tenido acceso directo al bien.

En relación a productos financieros, la ley modifica las normas relativas a los siguientes conceptos:

  • Investigación previa a cualquier operación de crédito, para establecer las condiciones económicas del consumidor antes de proceder a su otorgamiento.
  • Prohibición de ofrecimiento, por parte de las instituciones financieras, de ofrecer y otorgar tarjetas de crédito o líneas de crédito a estudiantes sin tener información sobre su estado financiero y recursos económicos.
  • Derecho del consumidor a solicitar, sin expresión de causa, el bloqueo permanente de las tarjetas de pago.

 

También hay buenas noticias en materia de educación superior, institutos profesionales y educación técnica, pues la Ley establece la obligación por parte de estos actores de otorgar gratuitamente y dentro de un plazo de 10 días, los certificados de estudios, de notas, de estado de deuda u otros análogos, a solicitud del alumno, exalumno o de aquel que haya suspendido sus estudios o se encuentre moroso en la respectiva institución educacional, esto pues muchos de los planteles de educación solicitaban a alumnos o ex alumnos estar al día en as cuotas para que pudieran acceder a este tipo de documentos.

Con respecto a la compra de vehículos, se incorpora la obligación de informar la garantía voluntaria, mantenciones obligatorias, incluyendo valores estimados y los establecimientos de servicio técnico autorizados que las realicen, entre otros; debiendo, además, entregar al consumidor otro vehículo similar al comprado en caso de reparación, cuando esta se extienda a más d cinco días hábiles.

En cuanto a los derechos en materia aeronáutica, la ley incluye las siguientes modificaciones:

  • Informar cualquier cambio en el itinerario, por adelanto, retraso o cancelación del vuelo, mediante comunicación escrita por el medio más expedito posible, indicando la causal del cambio.
  • En caso de no verificarse el viaje, se dispone la obligación de devolución de tasas, cargos o derechos aeronáuticos, con o sin requerimiento del pasajero, dentro del plazo de 10 días, a través del mismo medio utilizado para pagar el billete de pasaje.
  • La fecha programada para un viaje podrá modificarse, o solicitarse la devolución del monto pagado, si el pasajero prueba, mediante certificado médico, que está impedido de viajar.
  • En el caso de que un pasajero decida perseverar en el contrato frente a una denegación de embarque, este último tendrá derecho, entre otros, a comidas y refrigerios equivalentes a lo menos a 0,5 UF cuando el tiempo transcurrido entre la hora de salida prevista para el vuelo inicialmente reservado y la nueva hora de salida fuere igual o superior a 2 horas.

Todas estas modificaciones a la ley 19496, surtirán efecto luego de que S.E. el Presidente de la República la promulgue y se publique conforme a la ley, pero desde ya le otorgo la calificación de gran paso en la batalla constante de los derechos de los consumidores en Chile.

Por: Cristian Norambuena   (Abogado)

 

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.