Columna de opinión: "No a las torres"

Columna de opinión: "No a las torres"

Carta anónima.

“No a las torres”. Es la frase que más han escuchado los habitantes cercanos a la esquina de la Avenida  La Travesía con Avenida La Estrella, en Pudahuel Sur. La Constructora SB2 hace más de un año comenzó sus intentos por edificar el “peladero” de aquella esquina, un terreno pequeño que hasta ese momento era usado como estacionamiento, como cancha por los niños y sitio para encumbrar volantines entre agosto y septiembre.

Para contextualizar un poco, hace más de 30 años se fundó la Villa Ignacio Carrera Pinto, una villa militar rechazada por los propios uniformados que terminó en manos de los trabajadores de FAMAE que, para quiénes no saben, es la Fábricas y Maestranzas del Ejército de Chile, la institución dedicada a la fabricación de armas para el ejército. De aquellos fundadores pocos quedan, y de los que quedan ya nadie trabaja en FAMAE, pero ellos saben la historia del terreno, el “peladero” pertenecía hasta hace algunos años a las Fuerzas Armadas, quiénes no edificaron, ni construyeron parques. Las FFAA terminaron regalando el terreno a la Municipalidad.

Por ese “peladero” -como lo llaman los vecinos- no sólo han pasado tardes de juego, si no también mañanas de trabajo, que es lo que nos importa. Desde aproximadamente los años 2008 y 2009 comenzó a ser usado por los famosos “coleros” de la Feria que se ubica en Avenida La Travesia los martes y viernes. Cada semana el terreno se llenaba de personas que ponían a la venta distintos productos en su mayoría usados. Ya esta situación fue compleja de asumir para los vecinos que habitan el Pasaje Antártica, pero lo terminaron aceptando y se volvió una costumbre tener en sus veredas a hombres y mujeres trabajando bajo toldos.

Hace algunos años la Municipalidad decidió vender el “peladero” a una constructora. Cuando los rumores de edificación comenzaron, a nadie le hizo gracia, pero los más molestos fueron los “coleros”, quiénes bien sabían estas torres implicaban el fin de su trabajo en la feria.

Finalmente los rumores fueron confirmados cuando una mañana de la primavera de 2018 cerraron el terreno e instalaron una máquina para hacer estudios del suelo. Al poco tiempo fue retirada, generando rumores de que el lugar “no era apto”, eso creyeron algunos, pero no era así. Ya en 2020 comenzaron los verdaderos problemas cuando la Constructora SB2 comenzó a cercar para iniciar sus trabajos de edificación. Aquellas noches los vecinos no las van a olvidar, era un caos que nunca antes habían visto en sus décadas habitando la Villa, vecinos del “barrio chino” llegaron hasta el “peladero” para botar las cercas puestas por la Constructora. De todos los involucrados, ninguno era de la Villa.

Una y otra vez intentaron cerrar, una y otra vez los vecinos del barrio chino derribaron los muros de distintos materiales, una y otra vez los habitantes del pasaje Antártica vieron escondidos por sus ventanas cómo luchaban una batalla que no era de ellos. De brazos cruzados, los vecinos simplemente optaron por guardar silencio, por no grabar ante amenazas de parte de los manifestantes que arrasaban con todo a su paso, incluso un baño químico pasó por el fuego.

Hace pocos meses Militares y Carabineros se involucraron custodiando el cierre hasta el toque de queda. Ahí se dieron peleas fuertes, gritos, piedras, bombas lacrimógenas. Además de lidiar con la idea de cambiar totalmente el estilo de vida, los vecinos han tenido que soportar la violencia de las protestas de personas que ni siquiera viven ahí.

Según vecinos, habían llegado a un acuerdo con la Constructora de hacer en la mitad del terreno un parque, las áreas verdes que tanto deseaba la población, pero el supuesto trato no fue cumplido pues cerraron todo el terreno. La mayoría de los vecinos tampoco saben que las torres contarán con locales comerciales.

Los vecinos de la villa más que estar a favor o en contra, simplemente se resignaron, no saben cuál es el mal peor, seguir presenciando el aumento de la delincuencia o tener que abrirle la puerta a un proyecto que a todas luces será similar a las Torres ubicadas en Las Rejas con Ecuador. Sólo saben que sus tranquilas vidas ya están dando un vuelco, un vuelco que ha iniciado ya con los ruidos de las máquinas, con las molestias de los trabajos, un vuelco que va tener su punto fuerte a fines de 2022 cuando entreguen el “Condominio La Travesía”.

 

1 Comment

  1. Buenas tardes creo que construir no es malo pero a esa altura fue un poco mucho… todos tiene derecho a algo los.nuevos habitantes los que ya están… Y por que no los coleros… Pero todo se hace a escondidas y eso es lo que más molesta…. Siempre.con mentiras y engaños. Es una lástima que a los pobladores no los tomen en cuenta… no hacen consulta ciudadana.. quizás en una encuentren el.descontento por construir tan alto

Send a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.