Opinión: El último traspié del gobierno previo a las celebraciones

Opinión: El último traspié del gobierno previo a las celebraciones

Tanto usted como yo sabemos que una de las fechas más esperadas durante el año, son las que se enmarcan el 18 de septiembre, las cuales son festejadas no solo por quienes nacimos en este país, sino que también por extranjeros, ya que esta festividad es más que celebrar la primera Junta Nacional de Gobierno, sino que también supone un periodo de días extensos de descanso, celebración y festejos con nuestras familias y cercanos como muy pocas veces se presentan en el año. En este sentido, el año pasado nadie hubiese pensado ni creído que prontamente perderíamos toda esa magia y felicidad debido a una pandemia.

Ante tal situación, existía mucha expectación y dudas respecto a lo que acontecería durante estas próximas fiestas patrias, sobre todo por las medidas que se establecerían por parte del gobierno. Sin embargo, -para variar- las autoridades mostraron nuevamente sus peores debilidades a nivel estratégico respecto al manejo de la pandemia, dando una sensación de deja vu, debido a que vuelven a tomar una y otra vez malas decisiones.

La última chupa del mate, fue el famoso lanzamiento -por su incoherencia tanto en forma y fondo- del plan “Fondéate en tu casa”. Al parecer este plan -en un principio- no suponía quedarse en la casa como señala su mismo nombre, sino que se basaba en dar autorización para que las personas puedan visitar a otros familiares aun cuando estuviesen en cuarentena, lo cual es bastante extraño y supone una incoherencia respecto a las medidas sanitarias esperadas.

Meses en cuarentena y, ¿justo para las fiestas patrias hay que entregar una mayor libertad? Esto supone sin lugar a dudas una mala toma de decisión por parte del gobierno.

Ante este gigantesco error y la lluvia de críticas que le llegaron a la administración de turno, este tuvo que dar pie atrás a la medida, sacando las comunas en cuarentena de la normativa, lo cual es un poco más razonable, pero la polémica no quedó solo ahí, ya que posteriormente se vieron debilidades en la coordinación entre el Ministro de Salud, el vocero de gobierno y la Subsecretaría de Prevención del Delito, sobre el aforo máximo de personas en lugares cerrados y abiertos, habiendo contradicciones en los dichos de cada uno.

Todo lo anterior conlleva a una gran desinformación y confusión hacia la población, incluyendo a la prensa tradicional y los mismos parlamentarios de la coalición de gobierno.

A este nivel ha llegado el gobierno para enfrentar la pandemia, con una política pública muy poco eficaz, sin coordinación, prácticamente de improviso e incoherente con la realidad, ¿de verdad pensaban en un principio aumentar la movilidad en las comunas con cuarentena? ¿no se supone que para amainar el contagio debe reducirse el contacto social?

Insisto en que esta primera medida rinde tributo a una estrategia bastante ineficiente, sacada del bolsillo y sin haber hecho un análisis correcto respecto a las consecuencias que puede llegar a tener. Es inaudito que una autoridad de gobierno publique una política sanitaria para que durante la marcha se vayan arreglando las medidas a implementar.

Lo peor de todo, es que tal plan ni siquiera fue mencionado ni conversado en la Mesa Social COVID-19 según el rector de la Universidad de Chile, por lo que, reúne todas las condiciones -desde un inicio- para que fracasase.

Necesitamos urgente más colaboración, comprensión y participación entre los actores de diversos ámbitos, más seriedad y profesionalismo de las autoridades ante el contexto que vivimos, para que de esta forma podamos enfrentar de buena manera la pandemia.

 

Por Matías Machuca, estudiante de la Universidad Alberto Hurtado de la carrera Administración Pública.