El reciente rol en crecimiento de la entrega a domicilio de alimentos

El reciente rol en crecimiento de la entrega a domicilio de alimentos
.

Si bien la industria de la entrega a domicilio ha venido creciendo incrementalmente en el país desde hace al menos cuatro años, 2020 ha marcado un momento de alza explosiva debido a las circunstancias particulares derivadas de las medidas por COVID-19. En todo el mundo, pero en especial en América Latina, donde el mercado tenía aún amplio espacio para expandirse, se han visto cifras de crecimiento de las ventas en línea de entre 50% y 200%, un alza donde el delivery de alimentos a domicilio representa una proporción fundamental. En México, por ejemplo, cinco de cada diez consumidores han preferido utilizar las entregas a domicilio para evitar salir de casa, facilitando así su día a día y protegiendo su salud, pues las empresas a cargo de estas aplicaciones han tomado medidas en la protección de sus clientes y de sus mensajeros.

Gracias a esta oportunidad, cada vez más restaurantes en la región están ofreciendo entrega a domicilio, y Chile no es la excepción. En Pudahuel, 300 restaurantes ofrecen delivery a través de la plataforma de PedidosYa, incluyendo grandes cadenas internacionales, cadenas locales de menor escala, como Poked, y pequeños restaurantes independientes. La oportunidad de acceder a la plataforma como un mecanismo de comunicación con los clientes, gestión de los pedidos y manejo de los pagos, o de contar además con su cartera de repartidores, en el caso de los restaurantes y cadenas que no están en condiciones de hacerse cargo de esa parte del servicio por sí mismas, ha permitido a muchos restaurantes más acceder a esta alternativa, brindándoles maneras y mecanismos para mantenerse prestando servicio de manera continua incluso durante esta época.

Al igual que para los restaurantes, para quienes representa una manera de abaratar costos, vender más y alcanzar a un mayor número de clientes, para los consumidores el auge del delivery ofrece muchas ventajas, incluyendo el ahorro de tiempo, dinero y esfuerzo, la posibilidad de acceder a productos que se encuentran en zonas más lejanas de la ciudad sin necesidad de trasladarse o de contar con un vehículo propio, y un mecanismo para hacer más fácil la vida de las personas con movilidad limitada, de tercera edad o que se encuentran enfermas, convalecientes o al cuidado de niños pequeños. Así, contar cada vez con más opciones (a medida que se incorporan otros rubros como supermercados, botillerías, tiendas de conveniencia o tiendas para mascotas e incluso chocolaterías y floristerías) se va convirtiendo en el estándar de la industria, una ventaja a la que los consumidores comienzan a acostumbrarse.