El caso de Evelyn: Cómo los vecinos de Cerro Navia evitaron que una familia quedara en la calle

El caso de Evelyn: Cómo los vecinos de Cerro Navia evitaron que una familia quedara en la calle

.

Edith Rojas, de Cerro Navia Activa, mostrando la situación de Evelyn en el vídeo subido a Facebook.

Los primeros días de marzo, una vecina de Cerro Navia fue desalojada junto a sus 3 hijos por no poder pagar el lugar donde vivía. Entre la búsqueda de un trabajo estable y la solicitud de ayuda a la municipalidad, los plazos vencieron y debió sacar sus cosas a la calle.

Cerro Navia, Santiago de Chile, 30 de marzo de 2020. La estabilidad económica de muchas familias en la comuna y en Chile suele ser frágil. De acuerdo con el último Informe de Desarrollo Social del gobierno, un 24,7% de los hogares en situación de pobreza en términos de ingresos se concentra en la Región Metropolitana y, según el Plan de Desarrollo Comunal vigente, la situación específica de Cerro Navia muestra la cifra de un 12% de familias en este ítem.

Además, los números aumentan considerablemente cuando se toman en cuenta factores multidimensionales, es decir, no solo el dinero per cápita con el que cuenta cada hogar. Al contemplar las 4 dimensiones propuestas desde hace algunos años para los nuevos estudios (Educación, Salud, Trabajo y Seguridad Social, Vivienda y Entorno), un 28,8% de las familias cerronavinas se clasifican en situación de pobreza y si se agrega una quinta variable, la de Redes y Cohesión Social, aumenta a 34,1%.

El caso de Evelyn Arévalo se alinea a lo que suele ocurrir muchas veces en este grupo de la población. Es madre soltera con tres hijos (17, 9 y 2 años), sus redes de apoyo son limitadas y a pesar de los esfuerzos que realiza el dinero no alcanza.

Llegó hace 3 meses a la comuna porque la casa donde vivía en Maipú fue vendida y un amigo le tendió la mano para instalarse en Cerro Navia, pero solo alcanzó a pagar diciembre ya que la persona perdió el trabajo, y nuevamente quedó a la deriva.

Según el relato de Evelyn, la arrendataria, quien contaba con un terreno con departamentos de interior, le ofreció cambiarse a una pieza de madera disponible en el mismo lugar con el trato, de palabra, de que solo pagara luz y agua. Así estuvo hasta que le pidieron que se fuera con plazo máximo el 29 de febrero.

“Yo no encontraba donde irnos. Con lo que ganaba en la feria no me alcanzaba para juntar. Yo me había acercado a la municipalidad y dijeron que el 3 de marzo iban a visitarme, pero nunca llegaron”, cuenta la mujer. “Volví a insistir y me respondieron que irían el 10”, agregó.

A pesar de las explicaciones, la arrendataria no tuvo paciencia y para la noche del sábado 8 de este mes apareció con Carabineros, quienes le dijeron que le daban hasta el día siguiente para sacar las cosas. “Como ya me habían amenazado yo había ido a preguntar días antes a la 45 comisaría si podían desalojarme sin una orden y me dijeron que no, que no podían, pero igual lo hicieron”, detalló Evelyn. “Recibí amenazas de que iban a llamar al Sename y que me iban a quitar a mis hijos, incluso que me iban a pegar si no me iba”, señaló con respecto a los dueños del terreno.

Durante el día insistió con la municipalidad, pero como era domingo solo le respondían que podía irse a un albergue diario, que tenía que esperar hasta el lunes y fue en medio de esto que una vecina se acercó. Ella la había visto, pero pensó que estaba esperando que llegara alguien a buscarla. Cuando supo que estaba en la calle decidió contactar a sus redes y llegó Edith Rojas, de Cerro Navia Activa.

“Yo estaba en mi casa cuando me llamaron. Al llegar y ver lo que estaba pasando, que estaban los niños, me quebré”, cuenta Edith. Cerro Navia Activa se creó hace dos años en redes sociales por animalistas con la intención de ayudar a animales de la calle, pero cada tanto salen temas sociales que no dudan en abordar, como el caso de Evelyn.

A penas llegó al lugar comenzó a gestionar ayuda entre sus contactos, y mientras esperaban que el municipio se haga presente Edith tomó la decisión de publicar un video en redes sociales. “Evelyn no quería, pero yo encontré que era la única forma de llegar a alguien que hiciera algo y encontrar alguna solución parcial pronto. Ya iba a empezar a anochecer”, contó la activista.

Fue entonces que la ayuda comenzó a llegar en seguida y entre aportes de vecinos en depósito y en mercadería se logró juntar lo suficiente para pagar mes de garantía, un mes de arriendo y dinero como para pasar el resto del mes. “Una ayuda muy importante fue recibida de parte de Marcela Parada, de la Fundación Alma de Gato, y durante los dos días siguientes llegó el concejal David Urbina que también aportó con algunas cosas para la casa. También recibimos cooperación de Inés Muñoz y al final llegó una asistente social de la municipalidad que le hizo una ficha, le donó una cocinilla con galón de gas y le prometió gestionar subsidio de arriendo”, detalló Edith.

Último posteo que actualizó la situación de Evelyn en la página de Cerro Navia Activa.

A pesar de esto, el problema de fondo no está solucionado. Evelyn reconoce que, si bien todo lo que cooperó la gente fue un tremendo apoyo para sostenerse un tiempo, lo único que le podrá dar estabilidad es conseguir un trabajo. La vecina destaca que no sabe qué habría hecho si no fuera por la ayuda que recibió, pero que le sigue faltando esa fuente laboral que le permita alcanzar un sustento propio para ella y sus hijos, lo que se ha vuelto más complejo todavía debido a la situación de crisis sanitaria por el coronavirus.

“Alcancé a estar una semana bien acá, iba a tener pega, y empezó este problema que nos ha detenido a todos. Ahora el 9 de abril tengo que volver a pagar $100.000 de arriendo y vuelvo a estar en la misma situación”, sentenció Evelyn, agregando además que continúa en espera de una respuesta de la municipalidad por el subsidio que se supone estaría listo para la semana pasada.

El mismo informe del Plan de Desarrollo Comunal que mencionábamos en el principio declara que un 50,7% de los hogares de Cerro Navia se encuentran en situación de carencia en seguridad social, es decir, que al menos un integrante de 15 años o más en el grupo familiar que se encuentra ocupado no cotiza y no es trabajador independiente con educación superior completa. Este es el porcentaje de gente que más carece de estabilidad económica y que podría eventualmente verse en situaciones similares a las de Evelyn y que se vuelven todavía más vulnerables en este contexto de crisis sanitaria.