RATING: EL NUEVO OPIO DEL PUEBLO

Manuel García Cifuentes (Estudiante de Periodismo)
Manuel García Cifuentes (Estudiante de Periodismo)

«En la actualidad existen 600  aparatos electrónicos llamados People Meter, los cuales determinan los gustos y tendencias de toda una población bajo el alero de una empresa monopólica y carente de fiscalización, como lo es Time Ibope».

En 1844, Karl Marx se refería a la religión como «El opio del pueblo«, pero el tiempo ha pasado y la humidad ha evolucionado, o involucionado, como dirían algunos. Hoy, existe un nuevo fenómeno que genera en las personas sensaciones similares a las que causa dicho estupefaciente, como somnolencia y una falsa sensación de felicidad. En el siglo XXI, el nuevo Opio del pueblo es una cifra que destruye cualquier intención de contenido en la televisión pública de nuestro país. Su nombre es Rating.

Pero, ¿Qué es el Rating? En términos simples, es una cifra que nos permite saber cuántas personas de forma Online ven un programa determinado; en palabras  técnicas, es una medición de audiencias. Canales de televisión utilizan este sistema para definir los gustos de determinados sectores de la sociedad, y así orientar de mejor forma su publicidad. Es decir, a todas luces es una herramienta con fines netamente comerciales.

Según Time Ibope, empresa encargada de entregar dicho servicio, un punto de rating corresponde a que el 1% del target referido ha sido espectador medio del evento estudiado. Por ejemplo, si el programa «Equis show» tiene un rating promedio de 1 punto en el target hogares significa que 18.249 hogares sintonizaron en promedio cada minuto de duración del programa.. Esto quiere decir que si un programa marca 30 puntos, (cifra bastante alta en la actualidad) y cada hogar contiene en promedio 4 integrantes, éste está siendo visto por 2.189.880 personas, lo cual significa que sólo el 13,1% de la población total del país (16.634.603  habitantes según Censo 2012) se encuentra viendo dicho programa. ¿Eso es realmente representativo de lo que a la gente le gusta? yo diría que no.

Pero ése es sólo el comienzo. Time Ibope, comienza a operar en Chile de forma monopólica desde 1992 y no cuenta con ninguna forma de supervisión de sus servicios. Así lo explica el Periodista, «Cote» Correa:  «Time Ibope es una empresa que no es auditada; osea, nadie tiene cómo decir que el rating que se entrega es medible porque no existe regulación de la empresa. Todos los dineros que se mueven en la industria televisiva se hacen gracias a dicha empresa y ésta no es auditable. Me parece impresentable», dice el Correa.

¿CÓMO SE MIDE EL RATING?

El Rating se mide en base a un sistema llamado People Meter: un aparato o microcomputadora que se coloca en los hogares donde se mide. Ésta reporta de forma automática a qué hora se prende el televisor, en qué canal, los cambios de canal y las personas que en el hogar están viendo televisión. Cabe considerar que a las personas no se les paga en dinero, (aunque reciben incentivos) ni pueden ofrecerse para dicho estudio.

Lo curiosos es que el People Meter sólo lo tienen 600 hogares en nuestro país, quienes dicen lo que -supuestamente- ve el resto de la población. Mi pregunta es ¿Pueden 600 microcomputadoras definir los gustos de una población? ¿Quién mide lo que pasa con la televisión por cable, canales Streaming o lo que se ve por medio de Smartphones?

Repartición del People Meter en el país. Fuente: Time Ibope

Cabe considerar que el People Meter no considera parte de su estudio a lugares de difícil acceso, lejanía geográfica y situación de extrema pobreza, por lo cual se produce directa o indirectamente un grado de segregación en la población. Es por ello que existen personas -y no pocas- que están contra lo que se emite en televisión, aludiendo a que ésta no entrega los contenidos que desean ver. Claro, cómo estar de acuerdo si en el fondo son 600 cajas las que miden la conciencia de todo un país.

Se dice que a la gente le «gusta» la farándula. Pues yo me pregunto, ¿Les gusta o es lo que pueden ver dentro de una parrilla pobre y llena de morbo? Por ejemplo, si usted pasa frente a un choque, ¿No se detendría a ver qué ocurrió ahí? bueno, eso ocurre con la farándula, estimula el voyerismo, el sensacionalismo o simplemente, como dirían Los Prisioneros,  «La cultura de la basura».

Nuestro país se encuentra legislando en favor de eliminar el Rating Online. Francisco Chahuán, Senador RN y Presidente de la Comisión de Educación, Transportes y Telecomunicaciones, presentó un proyecto de ley que busca eliminar la medición Online y cambiarla por una «Over Night«, una alternativa que permite establecer análisis de audiencias con desfase de seis horas, lo cual, según Chahuán, ayudaría a que la televisión no tenga la presión de audiencia en línea para determinar contenidos.  «Yo soy partidario de que no exista el sistema de People Meter online. Nosotros propusimos dentro del tenor del proyecto de ley de TV digital, donde se incorporó esa materia, que hubiese un people meter over night, una alternativa que permite establecer análisis de audiencias con desfase de seis horas. Creemos que esto afecta fundamentalmente a la calidad de la televisión» señaló el Senador.

Entrevista completa relaizada al Senador Chahuán por Radio Cooperativa el pasado 26 de diciembre de 2012: http://m.cooperativa.cl/noticias/entretencion/television/senador-chahuan-eliminar-el-people-meter-online-influira-en-calidad-de-la-tv/2012-12-26/153001.html

TV Digital

Se espera que la Televisión Digital venga a solucionar el problema, ya dará un mayor pluralismo a la audiencia al momento de elegir qué ver TV. Con la puesta en marcha del proyecto ya aprobado por el Congreso, comenzará un fenómeno nuca antes visto en nuestra televisión abierta, y es que ahora los pequeños y los grandes tendrán mayor igualdad al competir por la audiencia, dejando de depender única y exclusivamente de un elemento tan perverso y como el Rating, que no hace más que dañar la calidad de lo que vemos a diario, ya que su fin comercial no permite generar programación de contenido.

Así como existe Educación pública  y salud pública, (podemos discutir la calidad, pero existe) también debiera existir una televisión pública que no esté orientada en las cifras, sino en el contenido de lo que se transmite. Quizá usted dirá que Televisión Nacional de Chile (TVN) cumple con ese rol, pero lamento decirle que no es así.  TVN tiene la forma de una empresa pública autónoma del Estado, puesto que es independiente del gobierno de turno; sin embargo,  se autofinancia con recursos que obtiene del mercado compitiendo en igualdad de condiciones con las televisoras privadas; lo cual quiere decir, que necesita del Rating para existir, ya que su medición le permite atraer publicidad, y sin ésta TVN no existiría. En definitiva, no es tan pública como dice ser.

Sólo queda esperar que la nueva ley de Televisión Digital venga a dar solución a este problema que se viene dando por más de veinte años y, que por fin, se termine con el monopolio sin regulación de Time Ibope que, evidentemente, y a través de la televisión, ha venido a idiotizarnos como sociedad.

Por: Manuel García Cifuentes