Con cordero al palo termina Semana Técnica en Pudahuel

“Nunca asistí a una escuela, comencé a estudiar a los 59 años, hoy tengo 65 años y estoy próximo a egresar y pondré mi propio negocio”.

Pudahuel, Santiago de Chile, 27 de agosto 2010. El Liceo Polivalente para adultos Alberto Galleguillos Jaque, ubicado en calle San Luís Nº 876 da término a la Semana Técnica Profesional con un recorrido por las especialidades que allí se imparten como mecánica automotriz, alimentación colectiva y secretariado.

La comunidad albertina alberga a unos 900 alumnos en los nivelas de enseñanza básica, media y técnica, en dos jornadas vespertina y diurna.

La Jefa Técnico de enseñanza media, Ester Toledo Aguilera, expresa que los alumnos que forman parte del plantel son jóvenes mayores de 15 años y adultos jóvenes y mayores quienes provienen de Pudahuel y comunas vecinas como Lo Prado, Maipú y Cerro Navia. “La oferta educativa es para todos los que tienen sus estudios incompletos, lo que les permitirá tener una alternativa válida para mejorar su calidad de vida y remunerativa, y para aquellos que aún no estudian tenemos las puertas abiertas para que se superen, ya que la educación es para toda la vida y no solo para un momento siendo el único camino que permite superar gran brecha entre ricos y pobres”, comenta Ester Toledo.

Emilia Galiano, de 65 años, quien termina sus estudios a fin de año, confiesa que nunca había asistido a una escuela. Comenzó a estudiar en el Alberto Galleguillos a los 59 años, primero fueron los cursos básicos y luego los de enseñanza media técnico en el área de  alimentación colectiva. Espera una vez finalizada su formación profesional instalarse con un local comercial en el rubro que aprendió. También quiere agradecer a su amiga Ana, que le ayuda incondicionalmente en sus estudios y en la difícil situación emocional que le ha tocado vivir ante el reciente fallecimiento de su hija, de la cual le quedaron tres hijos pequeños a su cuidado.

“Nuestra profesión está llena de compromisos con nuestros empleadores”, dice Carolina Oviedo, alumna de secretariado de 4º medio. “Nuestra lealtad, honestidad y profesionalismo marcan la diferencia del buen éxito de una empresa”.

Tamara Torrealba González,  estudiante de 1º y 2º de mecánica automotriz, dice que son dos las mujeres que están estudiando esta especialización en el liceo en su jornada diurna, y espera egresar y ser una buena mecánica en una especialidad que normalmente esta destinada a los hombres.

El profesor de alimentación colectiva, Jaime Solar Zúñiga, de la jornada de la mañana, junto a los alumnos presentó una variada muestra de exquisiteces culinarias en donde 34 de sus alumnos que egresan a fin de año prepararon todo un ceremonial desde la compra de un cordero en vida hasta que éste llega a convertirse en un apetitoso cordero asado al palo. El profesor también se refirió al campo laboral de los egresados, quienes, en su opinión cuentan con las herramientas formativas que les permite un buen desempeño en lo profesional del área de alimentación colectiva.

En cuanto a los alumnos de la jornada diurna, también realizaron lo suyo, en donde la gran mayoría de ellos son trabajadores que dedican su tiempo de descanso para el logro de una especialización técnica en un liceo de enseñanza municipalizada que no tiene costo para el alumnado vespertino y diurno.