Ariel Collao: “Sacrifiqué mis ahorros por el karate pudahuelino

karate_1

Este joven educador de karate trabaja mano a mano con su esposa, Catherinne Provoste, en la Escuela Aska Pudahuel desde febrero de 2008. Momento donde comenzaron a cumplir su sueño de realizar una actividad por nuestra comuna.

Desde el principio su único alumno era su sobrino, Dorian Collao, pero a medida que fue pasando el tiempo se sumaron más jóvenes, donde en la actualidad ya cuentan con 60 personas que entrenan día a día para ser futuros profesionales del karate.

Sin embargo, para Ariel no fue fácil seguir adelante con la escuela, ya que al comienzo tuvo varios detractores que lo menos despreciaron en el sentido de ser un “muchacho” muy joven y ser un cinturón negro, y no ser un personaje relevante dentro del karate.

karate_2

Además trabajaba, estudiaba y tenía que mantener a su familia, por lo tanto era complicado que se involucrara en la parte competitiva. Pero con el esfuerzo que hizo junto a su familia demostró que podía entregar algo en este deporte y, lo más importante, entregar una seleccionada nacional que es Constanza Elgueta Vivanco.

Esta joven deportista formada en la Escuela Aska Pudahuel tuvo que viajar a Colombia al sudamericano que se llevó a cabo en Medellín, donde no pudo obtener ayuda externa. Pues gracias al gran esfuerzo de sus padres y de la escuela logró ir a competir.

“Una experiencia única, es otro nivel y muy difícil, porque ver que toda la gente apoya a tu oponente uno se siente disminuida, pero uno tiene que saber llevar el tema adelante, dijo, Constanza Elgueta.

karate_3

En la actualidad se está preparando para el nacional 2010 para participar en el sudamericano que se va a llevar a cabo en Paraguay.

De esta manera, Ariel ha logrado potenciar a sus alumnos, entre los que destacan la ya mencionada Constanza Elgueta, Alan Astudillo, Álvaro Elgueta, Tamara Elgueta, Cristian Guerra y Javier Espinosa.

– ¿Por qué decidió crear esta escuela en Pudahuel?

– Soy nacido y criado en la comuna. Mi idea fue ver lo que sucede en las calles, ver la realidad de los jóvenes. En una primera instancia me ofrecieron dependencias en comunas que podría haber generado una buena retribución económica al realizar esta actividad.

– ¿Con qué recursos comenzaron?

– Sacrificamos dinero que habíamos ahorrados durante mucho tiempo con mi señora Catherinne Provoste. Dejamos bastantes proyectos de lado para seguir con la escuela, porque quiero mucho este deporte.

– Y los alumnos participan gratis

– Ellos pagan una mensualidad, que es dinero que se lo lleva el local que arrendamos para efectuar la actividad.

karate_4

– Esperan tener una recompensa

– Apostamos que a futuro pueda retribuirnos algo, pero en este minuto lo estamos haciendo por el “amor al arte”.

– ¿Cómo llegó al karate?

– Por un antiguo amigo de mi padre que hizo karate en Argentina y luego empezó en Pudahuel hacer un pequeño taller, donde el único alumno que permaneció fui yo. Todo esto junto con las ganas que tenía de aprender de este deporte.

– En mente hubo otro deporte

– Practiqué varios deportes en la enseñanza básica, donde estuve en la selección de vóleibol y fútbol, pero nunca me llenaron como el karate.

karate_5

– ¿Cuáles son los objetivos a corto plazo?

– Lo que queremos conseguir es la asociación para poder optar a recursos y lograr implementación para los jóvenes. Porque, si bien es cierto, dentro de la comuna los padres con mucho esfuerzo tienen que pagar una mensualidad, ya que es difícil obtener la implementación necesaria para que los niños puedan entrenar como corresponde.

De esta forma, Ariel sigue formando y manteniendo a los seleccionados nacionales, y apostando a contribuir el desarrollo integral de los jóvenes de Pudahuel. La Escuela Aska ofrece por intermedio de Diario Tropezón un proyecto a la Municipalidad de Pudahuel totalmente gratuito para seguir adelante con el karate.

Por Cristian Ávila S.