Encuentro de Poetas en Pudahuel

Pudahuel Santiago Chile, sábado 21 de marzo del 2009. El centro social y cultural “Trawun Newen” se atrevió a conquistar la plaza EE.UU. invadiéndola de poesía, canto y obras de teatro que deleitaron a grandes y chicos en Pudahuel.

A pesar de lo poco popular que es, en el común de las personas, la cultura de las letras actualmente, hay gente que se atreve a decir que en Pudahuel la literatura no está dormida y salen a expresarse a la comunidad. Tal como aconteció en esta ocasión, en que el presidente del centro social y cultural “Trawun Newen”, Hugo Salas, ofició de anfitrión de un celeste grupo de cultivadores de las letras, del canto y teatro, quienes expusieron su talento a la comunidad que disfrutó y aplaudió a los participantes. La poesía fue la invitada de honor a través de poetas y escritores, como don Héctor Torres, Genaro Albino, Marcos Cuevas, Hugo Salas y la Batucana, quienes trajeron algo de esperanza a esta alicaído periodo de estancamiento literario en Pudahuel, en donde la cultura del inmediatismo no deja el paso a lo perenne de escritores pudahuelinos.

La actriz mexicana Verónica Olmedo (Verónica Contreras Olmedo) también trajo lo suyo a este encuentro, poniendo en escena un monologo de una obra teatral, además de su canto y guitarra, los que formaron parte de su repertorio artístico, haciendo disfrutar a adultos y niños. Verónica llegó hace algunas semanas a Chile, procedente del Distrito Federal de México, a realizar una maestría en dirección teatral. Su presencia en Pudahuel obedece a una invitación del poeta local Hugo Salas, y de su interés por compartir y conocer más de cerca a este pueblo del sur de América, según expresó.

El tenor de Pudahuel, Víctor Hugo Palomo, trajo al escenario natural de esta bella plaza, su voz inconfundible, cuya tesitura armonizó con el lugar en donde se llevó a cabo este encuentro literario.

Gabriel Guerreros, un mexicano residente en Chile, hombre de simple en apariencia, grande en expresión lingüística y corporal, con un libro en blanco en la mano y una gran pluma de ave, concentró la atención de grandes y chicos relatando un cuento extraído de un libro escrito con tinta invisible y letras mágicas, el que leía con tanta gracia y espontaneidad, que asombró y abrió la curiosidad de los más pequeños, quienes buscaban con esmero las palabras en ese libro en blanco narrado por aquel hombre con acento extranjero. Lo curioso de este cuenta cuentos es que no es actor, sino más bien un trabajador de imprenta.

.