Consultorios de Pudahuel solidarizan y paran sus actividades en protesta por la prohibición de la pastilla del día después

Pudahuel, Chile. El rechazo al fallo dictado por el Tribunal Constitucional (TC), que prohíbe la distribución en el sistema público de la llamada “píldora del día después” provocó que funcionarios de los consultorios de atención primaria del país fueran a paro nacional, y Pudahuel no estuvo ausente, por lo que el 22 de Abril se paralizaron por un par de horas las atenciopnes médicas, situación que trajo molestia en los pacientes que perdieron sus horas.

La prohibición de entregar gratuitamente el Postinor-2 en hospitales, postas y consultorios, en donde se atienden personas de bajos recursos es inconsistente frente al no pronunciamiento de este fallo con respecto a la comercialización en farmacias, por lo que personas de mayores ingresos podrán acceder sin problemas a la contracepción de emergencia sin más límite que el que da su propio poder adquisitivo; todo esto gracias a una instancia meramente jurídica, integrada por profesionales de las ciencias del derecho y no del ámbito propio de las ciencias biológicas y de salud y muy especialmente del mundo real en que viven cientos de madres que se embarazaron sin desearlo.                                                                                                                                                                                                                         Simultánemente a esta polémica, las pastillas anticonceptivas han experimentado un alza en sus precios que oscilan entre un 20 y 30 por ciento en los últimos meses.

En medio de la polémica entre detractores y quienes apoyan la entrega de esta píldora en los consultorios, la Confederación Nacional de Funcionarios de Salud Municipalizados “CONFUSAM”, se opuso “frontalmente” al dictamen del Tribunal Constitucional, por lo que día 22 de abril se realizó el paro de actividades a nivel nacional ya comentado, creando molestias en pacientes que no entendían el porqué funcionarios públicos se ausentaban de su trabajo y subían a  buses en medio del bullicio para ir al centro a protestar por algo que mayormente no les incumbe y que obedecería más a una manifestación política de fuerza en apoyo a la Concertación que un real enteres en el fallo, puntualizó Luisa Lagos, molesta al ver alejarse el bus, mientras ella subía a su madre a un taxi en Avenida San Francisco, en las afueras del consultorio La Estrella; en cuanto a la píldora de la discordia, no quiere saber nada, ya que cada mujer debe saber cuidarse por muy joven que ésta sea y esto no es más que política para distraer a la gente de los reales problemas que tiene el país, declaró.

Michelle Díaz Molina, 17 años, egresada de técnico parvulario el año pasado, es madre soltera y vive en Pudahuel, con su pequeño hijo Branigan de tres meses en brazos manifiesta que, de su curso, 6 niñas quedaron embarazadas durante el 2007, por lo que la píldora del día después sería de gran ayuda en la prevención de un embarazo no deseados y que no debió haberse instrumentado políticamente algo que es necesario para los jóvenes como una alternativa válida en adolescentes que han iniciado su vida sexual.

De igual forma, Nikol Benavente concurrió al control de su cuarto mes de embarazo al consultorio La Estrella, pero no fue atendida debido al paro, por lo que su hora fue cambiada para otro día, ofuscada por la perdida de tiempo y  afligida por tener que volver a pedir permiso en su trabajo para el control de su embarazo que no se hizo, manifiesta que, a pesar de las molestias, está de acuerdo con la movilización de las personas para que la píldora del día después que se suministre en los consultorios, pero no entiende qué hace esta gente protestando, cuando su obligación es aliviar el dolor de las personas en ves de estar metidos en un conflicto que a todas luces es político. 

Los alcaldes proclives a la Concertación han solidarizado con el gobierno y han levantado su bandera de lucha en torno a la píldora del día después y hasta prometen repartir la pastilla a través de los municipios como un buen caballito de batalla en tiempos de elecciones, también los de oposición parecen querer sacar partido de una realidad que afecta la fe de las personas.