A dos meses de haber sido entregada Calle Oceanía, en Pudahuel Sur, presenta fisuras, piel de cocodrilo y hoyos

 

Pudahuel. Inquietante realidad vial es la que se vive en Pudahuel Sur, donde la comunidad debe estar atenta a que los pocos recursos que hay disponibles para la reparación vial sean bien empleados con un trabajo bien hecho, situación que al menos merece dudas en opinión de Helen Santibáñez, vecina de Pudahuel Sur, que cuestionó los trabajos de asfaltado realizados en calle Oceanía desde Avda. Laguna Azul hasta Avda. Los Mares, los que  presentan en varios tramos deficiencias de construcción que han redundado en dificultades para conductores y vecinos en su desplazamiento debido a lo mal hecho del trabajo. Estas obras, según Helen, fueron entregadas hace menos de dos meses y ya  tienen varios eventos en formación de diferentes dimensiones, que de acuerdo al gran volumen vehicular de transporte público y particular en muy poco tiempo se harán tan grandes como los que había con anterioridad al carpeteado.

La calle Oceanía de Pudahuel Sur, como calle concesionada sirve de via de regreso hacia Maipú de los buses del Transatiago  Nº 110 y 111 y cuando hay feria en Avda. La Estrella es usada también por los buses de J-14, J-04 y J-08, lo que la hace ser una calle de alto transito en ambos sentidos y que necesitaba reparación urgente, ya que de continuar a este ritmo de deterioro asfáltico reaparecerán los eventos con prontitud.

 

Elena Sepúlveda de calle Cignus al llegar a Oceanía, manifestó su malestar por este trabajo que a poco de haber sido entregado presentó problemas de hoyos, por lo que  hace un llamado a las autoridades a que con prontitud reparen estas deficiencias, además de que la fiscalización no se quede  solo en el formulismo del papel, mientras tanto el vecindario paga las consecuencias de un trabajo mal hecho.

 

Otros vecinos, que pidieron no ser nombrados, argumentaron:  “aquí le echaron a la cundidora sin preocuparse si el trabajo queda bien o mal, si hay que reparar lo ya reparado, no hay problema todo lo paga el bolsillo grande de papa fisco”, otros argumentaron que “quien se hace responsable de la molestia de todos por cortes de calles, desvíos de transito, ruido de  la maquinaria empleada de un trabajo que en un principio se observaba como bien hecho, pero que solo bastó que pasaran algunos días y  quedó al descubierto lo mal hecho que había quedado”.

 

En medio de la molestia, algunos vecinos  hacían responsable al Municipio de Pudahuel por la deficiente fiscalización de la obra, la que provocó los reparos y  frustración de la gente producto de las deficiencias que comenzaron a desvelarse a medida que pasaron los días.

 

Helen Santibáñez, además acota que nuevamente ha quedado demostrado que no hubo un estudio previo y responsable sobre qué material asfáltico era necesario para la calle Oceanía, la cual es concesionada y de alto tráfico de buses del Transantiago, que a poco de haber sido entregada  al uso público presentó hoyos y grietas y la gente como siempre sigue siendo un mero espectador a pesar de que son ellos los que utilizarán este bien de uso público.