Estudiantes de primero medio presentan una importante disminución en índice de obesidad

.

.

Resultados del Mapa Nutricional 2018 de Junaeb evidenciaron que el nivel de primero medio respondió a iniciativas gubernamentales y presentó un descenso en sus niveles. Sin embargo, los niños y niñas de primera infancia (pre kínder, kínder y primero básico) aumentaron su índice de obesidad en un 1,8 puntos porcentuales en comparación al 2017.

Este año, por primera vez, Junaeb realizó la encuesta en quinto básico, lo que permitirá disminuir la brecha de tiempo en que no se disponía de información de los estudiantes.

Una baja de 1,25 puntos porcentuales (pp) en los índices de obesidad y 0,15 pp de disminución en obesidad severa en Primero Medio, en comparación con la medición de 2017, arrojó el análisis del Mapa Nutricional 2018 de Junaeb. Los datos anteriores, sumados a que el estado nutricional “normal” aumentó en 0,4%, muestran una disminución notoria en la malnutrición por déficit y por exceso, lo que constituye una excelente noticia, en comparación a la información previa que indicaba que la prevalencia de obesidad en este nivel escolar se había duplicado durante los 7 años anteriores (entre 2011 y 2017).

En oposición, los datos más preocupantes se relacionan con la primera infancia, donde la prevalencia del sobrepeso y obesidad en pre kínder, kínder y primero básico aumentó en 1,3 pp, en promedio, en comparación con el año anterior, donde destaca el aumento en la obesidad en estudiantes de kínder, con un crecimiento de 2,5 pp.

Así lo dio a conocer el director nacional de Junaeb, Jaime Tohá, quien destacó que el Mapa Nutricional, “presenta una gran cantidad de datos relevantes para el importante trabajo que está realizando este gobierno y el reimpulso que se le ha dado al tema de la obesidad y su prevención a través de variadas políticas públicas, como el Sistema Elige Vivir Sano. La disminución de los índices de obesidad entre estudiantes de primero medio, indica que los esfuerzos que el Estado está realizado en este nivel van bien encaminados, aunque todos los datos se deben evaluar siempre con una perspectiva a tres años mínimo. En el otro extremo, tenemos los resultados en pre kínder, kínder y primero básico, donde aumentó la malnutrición por exceso, lo que indica que debemos mejorar el esfuerzo intersectorial en la primera infancia”.

Para Tohá, el llamado es a padres, apoderados y la comunidad en general: “El Programa de Alimentación Escolar entrega una alimentación sana, casera y especial para el crecimiento y el desarrollo de los niños, pero la invitación es a realizar un trabajo conjunto, donde los padres cooperen desde el hogar manteniendo una alimentación saludable, fomentando la actividad física desde pequeños y enseñando a sus hijos a elegir sanamente al momento de comer. Nosotros ponemos a disposición a través de nuestra web, actividades y opciones de menús saludables que complementan el PAE, facilitando la tarea de comer en familia.”, afirmó el Director Nacional de Junaeb.

Por su parte, la secretaria ejecutiva del Sistema Elige Vivir Sano, Alejandra Domper manifestó que la realidad del país en este tema sigue siendo grave “Esto no es una batalla. El combate contra la obesidad es una guerra larga, difícil, y que requiere del trabajo coordinado de todos. Obviamente el Estado tiene un rol crucial que cumplir desde la generación de políticas públicas, la promoción de hábitos saludables y la generación de más y mejores oportunidades de práctica de actividad física, entre muchas otras tareas.”

Además aseguró que desde Elige Vivir Sano se está abordando este fenómeno de varias maneras, como el trabajo con el Ministerio de Salud para la elaboración de un Plan Nacional de Obesidad, el Ministerio del Deporte para mejorar la actividad física en colegios y espacios públicos, y con Mineduc incorporando la educación alimentaria en los Párvulos, entre muchas otras iniciativas.

Domper hizo el llamado a no relajarse ni un segundo en el cuidado de los niños y adolescentes “Niños obesos implica adultos diabéticos, hipertensos, adultos con enfermedades cardiovasculares y cerebro vasculares. Esta guerra hay que combatirla entre todos”, concluyó la Secretaria Ejecutiva de Elige Vivir Sano.

Otra de las novedades que trae el estudio de este año, es que a partir del 2018 se agregó la encuesta a Quinto Básico, lo cual permite disminuir la brecha temporal en que no se disponía de información del estudiante (entre primero básico y primero medio).

“En Quinto es donde existe mayor prevalencia de obesidad, con un 27,7% de estudiantes que presentan esta condición. Aunque es un dato alarmante, debemos ser prudentes y esperar al menos tres años de medición para establecer una tendencia real. De todas formas, esta información será el punto de partida para idear intervenciones específicas en este ciclo”, afirmó Tohá.

Resultados 2018 por nivel

Durante el 2018, participaron del proceso 9.065 establecimientos educacionales de enseñanza regular de parvularia, básica y media, donde se aplicaron 924.701 encuestas válidas. El nivel con mayor prevalencia de obesidad es 5° básico, luego le sigue kínder, primero básico, pre kínder y finalmente primero medio.

Por: Andrea Vanessa Soto (Junaeb)

Deja tu comentario
Tu aviso puede estar aquí


Tu aviso puede estar aquí