Quitan sede social en donde se daba comida a gente en situación de calle en Pudahuel

Los dirigentes Carlos rubio y Emilio Toledo, comienzan a sacar las pertenecías del club El Águila mientras otros socias reparten almuerzo

El último día de almuerzo en este sector lo hicieron en la calle por término del uso de la sede en donde le daban almuerzo

“Debimos poner término a este compromiso por mandato de los socios del club rehabilitador “Esperanza y Progreso”, Juan Luis Sanzana, presidente.

Pudahuel, Santiago de Chile. El comedor  el Anguila a contar de este domingo 15 de abril 2018, dejo de atender a más de 50 personas en situación de calle por desacuerdo con el club de rehabilitador a adiciones (CRA) (alcohol y drogas) “Esperanza y Progreso”, a quien la Parroquia Luis Beltrán, dueño del terreno, entrego  en comodato.

Si bien, el comedor El Águila había suscrito un convenio hace dos y medio años con el Club Esperanza y Progreso, que permitía el día domingo entregar gratuitamente  almuerzo a hombres y mujeres  en situación de calle en la sede de esta organización, ubicada   en San Pablo N° 8965.

El presidente del CRA, Juan Luis Sanzana, indico que “debimos poner término a este compromiso por mandato de los socios del club. Aquí había incumplimiento de acuerdo, nos generaba una imagen negativa al haber gente que ingresaba a dependencias del club borracha o drogada, muchas veces pedían dinero a  transeúntes a  la entrada de nuestro club. No querían rehabilitarse. Esto no podía continuar así. Nuestros socias habían comenzado alejarse por esta situación. Nosotros también fuimos alcohólicos o drogadictos, tuvimos la voluntad de salir adelante, ellos no”.

Por su parte el presidente del comedor El Águila,  Emilio Toledo, aseguro que “teníamos un plazo de seis meses acordado con el presidente del CRA, Juan Sanzana, que comenzó en enero de este año y se cumplía en junio 2018. Él nos notificó el martes pasado que no continuamos más aquí, y este domingo 15 de abril debíamos sacar todas nuestras pertenecías y lo hicimos”.

“De igual forma decidimos dar el almuerzo que se hizo en una casa particular a la gente, aunque sea en la calle. Estamos consiguiendo otro lugar,  esperamos que sea por algún tempo en una sede social de la población Violeta Parra”. En cuanto a las causas esgrimidas como motivo de término de uso de la sede, el dirigente no coincidió, además indico que hubo desinterés por parte de la gente del club rehabilitador que contrarrestara estas adiciones a drogas y alcohol de estas personas.

En cuanto al dirigente Cultural, quien está comprometido  con esta causa, Carlos Rubio  indico “es lamentable esta situación, yo fui a conversar con el cura de la iglesia Católica “Luis Beltrán”, dueña de este terreno quien no me dio ninguna solución solo se encogió de hombres y dice que no podía interferir en las daciones de la organización social”.

Margarita Alloy, molesta argumenta “esto no me gusta, yo concurro a esa iglesia, siento que estos curas que han enviado  a la parroquia están muy lejos de la gente poblé, la iglesia es dueña de este terreno algo pudieron haber hecho por los más pobres de los pobres que es esta gente que está enferma por el consumo de alcohol o drogas”.

 

 

Deja tu comentario
Tu aviso puede estar aquí
Tu aviso puede estar aquí