Colonias Urbanas Jaime Quilan termina semana recreativa con más de 120 menores en Pudahuel

Niños y niñas disfrutando en rió de la comuna del Monte bajo la atenta mirada de adultos

Menores felices durante la semana de la colonias populares

“Maravillosos momentos de mi niñez vienen a mi mente con esa semana de colonias urbanas, la pasaba muy bien cuando iba todos los años a participar con mi abuela Elba”, manifestó en redes sociales Fabiola Paillain Guerra.

Pudahuel, Santiago de Chile. 13 de enero 2018. Durante el día ayer terminó el año laboral de la organización social “Colonias Urbanas Jaime Quilan”, con una semana de actividades dentro y fuera de la comuna con más de 120 niños disfrutando en parques, piscinas y ríos.

La semana de actividades permitió que estos niños y niñas, varios de ellos provenientes de familias vulnerables, participaran activamente en salidas a terreno como a la piscina municipal de Pudahuel, al parque Quinta Normal y al río de la Comuna El Monte, además de las actividades realizadas en la sede social y plaza Teniente Merino.

Si bien esta actividad se realiza tras un trabajo arduo de todo un año en que la directiva y los coordinadores de esta organización efectúan diversas actividades con los menores una vez al mes, esto se hace con el propósito recreacional y económico que permita juntar el financiamiento para la semana de la colonia urbana de Pudahuel, que comenzó en 1975 como comedor infantil y en 1989 pasó a llamarse Jaime Quilan.

Menores felices durante un día de baño en un río

«Yo fui colona en mi niñez, tengo mis mejores recuerdos de esa época, es por eso que  quiero que esto continúe. Trabajamos todo un año con los niños y niñas y hoy digo con satisfacción que logramos hacerlos felices, como yo lo viví siendo colona» dijo Ambar Alejandra Rebolledo, presidenta de la Colonias Urbanas Jaime Quilan.

En tanto Fabiola Paillain Guerra manifestó en redes sociales: «Maravillosos momentos de mi niñez vienen a mi mente con esa semana de colonias urbanas, la pasaba muy bien cuando iba todos los años a participar con mi abuela Elba. Ojalá nunca se acabe esta hermosa obra para los niños de nuestra comuna».

En cuanto al apoyo, aunque mínimo, provino de tres concejales de la comuna como Lavinia Reyes con dulces, José Escobar y Gonzalo Lizana con dos cajas de pollos que permitieron realizar el almuerzo de término de año. La empresa privada también hizo su aporte como es el caso de Jorge Piddo Ltda. que regaló dos (2) cámaras fotográficas digitales, cinco (5) computadoras y dos (2) impresoras.

Si bien esta iniciativa tuvo un costo de 800 mil pesos que los propios directivos, coordinadores, padres y madres, niños y niñas juntaron peso a peso durante el año, les permitió una semana para disfrutar de diferentes actividades sociales, recreacionales y de sociabilidad tan necesarias para el desarrollo de cualquier pequeño.

 

Deja tu comentario
Tu aviso puede estar aquí
Tu aviso puede estar aquí