El “maestro” que mantiene vivo el oficio de la carpintería en Pudahuel

Juan Olmos, en pleno trabajo en su taller de avenida La Estrella en Pudahuel Sur

Juan Olmos, en pleno trabajo en su taller de avenida La Estrella en Pudahuel Sur

“Barranquino” de corazón, creció en Cerro Navia, pero hace más de veinte años que vive en el sector sur de nuestra comuna. Historia marcada por su amor a la reparación y construcción de muebles, tanto a nivel local como en otros sectores de la Región Metropolitana. Oficio que difícil de encontrar, pero que él, ha sabido mantener vivo.

Pudahuel, Santiago de Chile 29 de junio 2016. Si usted tiene sobre cuarenta años, seguramente recuerda lo fácil que era encontrarse con un zapatero, costurero o carpintero. Sí, antes de que todo se pudiera adquirir por internet y con tarjetas de créditos, era habitual recurrir a un taller para comprar elementos, en la mayoría de los casos artesanales, o bien, reparar algún objeto dañado.

A pesar de que hoy es más difícil encontrar algo este tipo de oficios, aún hay espacios en nuestra comuna que guardan la tradición del trabajo manual y casero, muy útil para cualquier vecino. Es el caso Juan Olmo,  “barranquino” que por más de 20 años trabaja la carpintería en un taller instalado en su casa.

Su infancia la vivió en Cerro Navia, donde aprendió este oficio desde muy joven como tradición familiar. En aquel tiempo las oportunidades de trabajo eran muy pocas, y a él y su familia, se les hacía difícil cumplir con las metas económicas cada mes. Es ahí donde vieron en la carpintería una vía para salir adelante.

Juan Olmos

Juan Olmos

“Nací y fui criado en el mundo de los mueblistas donde mi padre y mis cuñados practican este oficio. A  los 16 años comencé a meterme y a aprender por necesidad, pero me di cuenta que me gustaba mucho hacer esto, y seguí adelante”, señaló.

Pues desde ese entonces, lo que partió como una necesidad se convirtió en una pasión que quisieron llevar para el resto de sus días. Hace dos décadas que tiene su taller de carpintería donde repara y fabrica muebles en el sector sur de nuestra  comuna.

En su largo recorrido, juan cuenta que ha realizado varios trabajos tanto en Pudahuel como a pedido de otras comunas de la Región Metropolitana. Razón que lo ha motivado a seguir adelante, ya que, según comentó, le ha tocado reparar incluso muebles antiguos.

“En mi recorrido me ha tocado cosa que me alegran muy especiales. Por ejemplo realice todas las bancas en madera nativa para una iglesia católica del sector de Recoleta, como también me tocó reparar un mueble antiguo del 1918. Incluso ese mueble venía con su reseña. Esa son satisfacciones, al ver al cliente con un rostro de asombro y alegría, ya que uno pone mucho cariño y entrega en el trabajo”, agregó.

Negocio que sigue siendo rentable gracias a la necesidad de la gente. “La sorpresa  es que no existen muchos lugares de reparación,  pareciera que sale más económico comprar una silla nueva, pero  no es tan  así”, agregó.

Cuenta que para muchas persona el enviar a reparar, tiene un algo especial, emocional, ya sea porque es  el primer comedor, o bien el sillón es  heredado por un familiar. “Son las emociones, los recuerdos  los que permite que los muebles no terminen en la basura”, dijo.

Si bien  este oficio le ha dado muchas satisfacciones, como tener tiempo para su familia, también ve como su descendencia no se anima a seguir sus pasos. Quizás, uno de los anhelos más importantes de este pudahuelino que quiere seguir manteniendo este legado. Un oficio que por años, se ha negado a morir.

Fuente: Nota publicada en diario tropezón, versión impresa Nº 44

 

Deja tu comentario
Tu aviso puede estar aquí
Tu aviso puede estar aquí