El comienzo de sus 30 años rehabilitando a niños quemados

  Pudahuel, Chile. La Corporación de Ayuda al Niño Quemado, COANIQUEM, al cumplir 29 años de vida, comienza a “Vivir los 30 años” de ayuda desinteresada a los niños de todo el país y del extranjero, que han sufrido quemaduras en su cuerpo y no tienen los medios económicos para procurar una rehabilitación adecuada a las secuelas de su accidente.

COANIQUEM no sólo se ha preocupado de rehabilitar a los niños de sus quemaduras, sino también de apoyar a sus familias para enfrentar con alegría el largo proceso de rehabilitación, que si bien es gratuito para ellos, significa un esfuerzo interdisciplinario de kinesiología, terapeutas ocupacionales, fisiatras, sicólogos, educadores y, en la mayoría de los casos, varias operaciones reconstructivas.

Durante este período, esta institución  logró la promulgación de la ley 19.680 que  regula el uso de fuegos artificiales de tipo doméstico, lo que significó una baja importante en este tipo de accidentes y un amplio control de las autoridades para el respeto de esta norma. Asimismo, viendo la necesidad regional de casos de quemaduras, COANIQUEM abrió otros dos centros de rehabilitación, además del ubicado en Santiago, en Antofagasta y otro en Puerto Montt, para tener tres zonas estratégicas de atención nacional.

Sin embargo, del extranjero también existía la necesidad de atención, lo que requirió no sólo ampliar la atención de esos casos, sino además apoyar mediante un Programa Internacional para las Américas, la capacitación de profesionales de la salud en el área de accidentes de quemaduras, para poder implementar la experiencia desarrollada en Chile en los 19 países de la región que participan.Para desarrollar  estas actividades, COANIQUEM cuenta con una red de 20 oficinas regionales distribuidas a lo largo del  país, para  la implementación de campañas de prevención, programas de investigación científica y de entrenamiento de profesionales a nivel nacional e internacional.

En Chile, cada año 100 mil niños sufren quemaduras y más de 10 mil requieren rehabilitación. Esta realidad es aún más impactante en Las Américas, donde 7 millones de niños al año son víctimas de estos accidentes y 500 mil requieren rehabilitarse de sus cicatrices deformantes. Frente a estas necesidades, COANIQUEM asume  su misión de continuar haciendo “Todo por el Niño Quemado”, lo que requiere más que nunca de la ayuda de las personas a través de campañas de vuelto en farmacias y serví centros, colecta nacional, reciclaje de vidrio, coronas de caridad y aportes mensuales. Fuente original:Elena Lagos G.

Deja tu comentario
Tu aviso puede estar aquí


Tu aviso puede estar aquí