Vecinos piden más vigilancia para evitar rayados y un mayor control a empresas de servicios

Pudahuel,  comuna permanentemente agredida, con episodios de contaminación atmosférica que afectan severamente la salud de las personas, en especial adultos mayores y niños pequeños, pero también víctima de otro tipo de agresiones que provienen de la propia comunidad adolescente y de empresas de servicios de energía eléctrica y telefónica.

Jóvenes adolescentes y otros no tanto están utilizando su tiempo en su afición favorita, rayar cuanto espacio público y privado encuentran en su camino, sin importar que tanto ensucien y perjudiquen a toda una comunidad que los vio nacer y crecer, siendo lo más probable que a muchos de ellos se convertirán en delincuentes y perderán una buena parte de sus vidas encerrados en una cárcel.

También los vehículos motorizados del transporte público y privado son blancos de rayados con objetos filudos o con spray, ensuciándolos a propósito y causando importantes costos económicos a sus dueños, lo mismo se puede decir de los frontis de las casas de vecinos que se esmeran por hacer un sector más agradable y acogedor, pero rápidamente  son ensuciadas con marcas con pintura de spray como indicativo territorial para otros jóvenes que también hacen lo mismo.

Javier Esteban Godoy, estuvo  durante todo un día  pintando el frontis de su casa en Pudahuel Norte, quería que luciera bonita y que el vecindario también se motivara a que pintaran  y todos juntos en septiembre celebraran un barrio distinto como lo hacían los bisabuelos y abuelos que con bastante antelación pintaban las casas para celebrar las fiestas patrias con casa pintada y ropa nueva, pero ese concepto cultural se está perdiendo, ya que han aparecido jóvenes, en su gran mayoría en riesgo social, algunos por aspectos económicos y otros por soledad, quienes  han perdido el interés de ser un aporte a la comunidad y normalmente los que estudian son faltantes crónicos a clases y presentan bajo rendimiento escolar, expresa Javier Godoy cuya esposa es profesora

Maribel Escudero pintó el frontis de su peluquería y su vecino colocó cerámica al frontis de su carnicería, ambos lugares fueron rayados antes de 48 horas, por lo que ambos locatarios manifestaron no volver a gastar dinero en hermosear la comuna.

Los paraderos de buses son otro espacio predilecto para rayar, manifestó Juan Pablo, un joven de Enseñanza Básica de 16 años repitente en dos ocasiones y sin interés de continuar estudiando, quien considera el carrete de fin de semana  y marcar territorio como su pasión favorita, el estudiar no es prioritario y aburrido, comenta.

Hay otro tipo de mozalbetes que demuestran su irracionalidad para convivir en sociedad al destruir  bienes de uso público, como asientos de paraderos de buses,  plazas y señaléticas, apedrean escuelas con total impunidad, demostrando un  profundo resentimiento social al destruir lo que a otros  personas ayuda hacer más llevadero su diario vivir.

Con respecto al mismo tema, también tenemos a las empresas que nos dan servicio telefónico y eléctrico usando tendido aéreo, ya que aparte de dejar adosado todo tipo de cables cortados los postes, en donde los pudahuelinos son simples espectadores de cómo estas empresas contaminan visualmente la comuna, se está llegando al límite de la intolerancia de quienes quieren de Pudahuel una comuna sin discriminación, la que lamentablemente encontramos en todas partes, como es el caso de cables enrollados en uno de los postes de la calle San Andrés casi esquina César Capeta en Pudahuel Norte.

Los vecinos que han hecho frente a este tipo de agresión a su propio entorno se han encontrado con jóvenes que mayoritariamente están en riesgo social; en cuanto a las empresas, no se vislumbra un cambio de estas conductas, ya que poco o nada tienen de ética vecinal por mejorar el entorno visual.

Deja tu comentario
Tu aviso puede estar aquí


Tu aviso puede estar aquí