Responsabilidad por el uso del cinturón de seguridad recaerá en pasajeros de vehículos

Como una forma de complementar la reciente legislación que sanciona duramente la conducción a exceso de velocidad y las carreras ilegales, el senador Carlos Bianchi presentó una moción que hace recaer la responsabilidad por el uso del cinturón de seguridad en el pasajero y no sobre el conductor o propietario del vehículo particular.

Como es sabido, la actual Ley de Tránsito hace una distinción en cuanto al uso obligatorio del cinturón de seguridad en vehículos particulares, pues en estos la responsabilidad recae en el dueño del automóvil si el pasajero no se coloca el cinturón de seguridad. En cuanto a la misma ley, en lo referente al caso de los taxis colectivos, la responsabilidad de usar el cinturón de seguridad recae en el propio pasajero, en caso de que este elemento no funcionara la responsabilidad recae en el dueño del vehiculo.   

El parlamentario en cuestión plantea que esta ley debiera ser modificada de modo que el cinturón de seguridad sea una obligación, como ocurre en el caso de los taxis colectivos, por lo que debiera recaer en el pasajero la responsabilidad del uso de este implemento de seguridad personal y no como ocurre en la actualidad que es de responsabilidad del conductor o propietario del vehiculo motorizado. 

Desde el punto de vista de seguridad la diferencia que la ley hace entre vehículos de uso particular y taxi colectivo es ilógica, ya que ambos medios de movilización cumplen el mismo objetivo, el transporte de personas, por lo que la diferenciación entre ambos medios parece discriminatoria y carente de todo realismo ante la seguidilla imparable de muertes, mutilaciones y secuelas sicológicas en las personas víctimas de un accidente de tránsito, por lo que la propuesta planteada  por el legislador es una herramienta que en algo puede ayudar a que menos personas mueran a causa de accidentes a bordo de un vehículo motorizado. 

 Esta iniciativa, junto a otras mociones de senadores en materia vial, apuntan en la dirección correcta al pretender disminuir uno de los flagelos que en las últimas tres décadas ha causado la muerte de 51 mil personas y ha dejado a cientos de miles con secuelas de diferente consideración, también ha significado al erario nacional chileno el comprometimiento de cientos de millones de dólares en rehabilitar personas o en aquellos casos en que hay mutilaciones el otorgamiento de pensiones de invalidez. 

Sin embargo, a pesar de todo lo que el legislador proponga, continua sin abordarse en forma completa un aspecto de seguridad: la educación vial, que debiera ser una materia a enseñar en todos los establecimientos educacionales, las cifras de muertos durante el 2007 son impresionaste y también lo son los  heridos, pues bien vale comenzar a tomar en serio la educación de tránsito como una herramienta útil en niños y jóvenes como peatones actuales y futuros conductores, tal vez así el reguero de muertos y heridos  disminuya tanto en las calles de Pudahuel como en el resto del país.

Deja tu comentario
Tu aviso puede estar aquí


Tu aviso puede estar aquí